ONGs hermanadas

Guinea-Aragón Solidaridad

Guinea-Aragón Solidaridad

www.guinear.org

"Esto no es la jungla"

El general Sékouba Konaté, jefe de Estado de Guinea, ha hecho un decisivo llamamiento a la nación el sábado por la noche en el que ha advertido que ha dado órdenes a las fuerzas de seguridad de reprimir con contundencia todo acto de desestabilización del país. Asimismo, ha criticado con dureza a su propio gobierno, a quien asignó la única tarea de conducir un proceso de transición que no ha podido llevar a término.

"Es un hombre decepcionado y frustrado el que tienen hoy delante de sus ojos". Estas fueron las primeras palabras de Konaté, transmitidas por televisión para toda Guinea. "Decepcionado porque la democracia a la que aspiramos, por la que hemos asumido enormes sacrificios, se haya convertido para muchos de nuestros compatriotas en un pretexto para la violencia y la confrontación. También estoy frustrado de ver que pese a que estamos tan cerca del objetivo, nos dejamos distraer por cuitas y conflictos sin fundamento".

El general Konaté se mostró muy preocupado por los actos de violencia que se han producido en los últimos días entre los partidarios de los dos candidatos a presidente, lo que provocó un nuevo aplazamiento de la segunda vuelta de las elecciones, que estaban previstas para este domingo 24 de octubre.

"La violencia que vive nuestro país constituye una fuente real de preocupación porque no se trata sólo de disputas políticas, sino de una grave amenaza que pende sobre la cohesión social y sobre el proceso de la transición", añadió Konaté, quien insistió en que "Guinea pertenece a todos los guineanos (...) y no aceptaré que ningún guineano se sienta extranjero en su casa o sea objeto de persecución debido a su pertenencia étnica, religiosa o política. La unidad de la nación se mantendrá a cualquier precio".

"Los autores, inductores o cómplices de actos de violencia en el pais (...) son nuestros enemigos. Buscan dividir a Guinea y enfrentar a los guineanos para prolongar nuestros sufrimientos, comprometiendo la transición. En resumen, no quieren ni la felicidad de Guinea ni la prosperidad de los guineanos (...) no se detienen ante nada para conseguir sus oscuros y trágicos designios".

El presidente de Guinea se mostró tajante al asegurar que "ningún ciudadano tiene derecho a tomarse la justicia por su mano. Respecto a los acontecimientos que han perturbado la paz en el país, hay investigaciones en curso para arrojar luz y establecer la verdad", añadió en referencia al envenenamiento masivo de seguidores de Alpha Condé y otros actos de violencia ocurridos en los últimos días en Guinea.

"A partir de ahora, todos deben mantener la calma y la paciencia. En cualquier caso, el Estado asumirá sus responsabilidades contra todos los que causen problemas. Habrá tolerancia cero con los delincuentes y los autores de actos criminales. Vivimos en un Estado y no en una jungla donde todo está permitido o impere la ley del más fuerte", manifestó.

En este sentido, Konaté aseguró que "he dado instrucciones al jefe del Estado Mayor de la Gendarmería y comandante de la Fossepel para que hagan respetar la autoridad del Estado en cualquier lugar donde esté amenazada para preservar la seguridad de bienes y personas; eso sí, en el estricto respeto de la dignidad humana, en particular de las mujeres, y en el respeto también de las libertades fundamentales de los ciudadanos".

Elecciones frustradas

El presidente de Guinea también tuvo palabras muy duras para su propio gobierno. "Delante de ustedes asumí el solemne compromiso de que no se retrasaría la fecha de la segunda vuelta de las elecciones y que se celebrarían el 24 de octubre. Los guineanos, este domingo, estaban, por tanto, llamados a las urnas. Pero, una vez más, tendrán que esperar".

"Personalmente, considero que ha habido muchas dudas y falta de compromiso y de responsabilidad por parte de las autoridades de la transición, en particular por parte del gobierno, en la conducción del proceso de transición", añadió.

"El gobierno de unidad nacional puesto en marcha al día siguiente de los históricos acuerdos de Ouagadougou no tenía otra misión esencial que organizar las elecciones, solamente organizar las elecciones en un breve periodo de tiempo".

Dicho objetivo aún no se ha logrado, a la vista de todos está. "Quizás el gobierno no ha frenado las elecciones ni ha contribuido a su retraso, pero tampoco ha hecho nada para agilizar el proceso, para tener en cuenta mi voluntad, mi deseo de no estar mucho tiempo en el poder", añadió Konaté.

El general también tuvo palabras de agradecimiento para sus compañeros del Ejército. "Agradezco y felicito a mis compañeros de armas que no han escatimado ningún esfuerzo en el respeto a nuestro compromiso común de hacer de Guinea una gran democracia. Felicito a las fuerzas de defensa y seguridad que continúan guardando la calma y haciendo demostración de contención frente a las agresiones y provocaciones (...) Nuestro Ejército, que ha reencontrado su honor, no responderá a la violencia y a la brutalidad porque es consciente de su deber y, sobre todo, está ansioso por romper con un pasado sombrío".

Baño de sangre

Sékouba Konaté también hizo referencia a la advertencia lanzada por la ONU esta semana respecto a la actuación policial desmedida contra los partidarios de uno de los dos candidatos que se presentan a las elecciones, Cellou Dalein Diallo. En dicha actuación murió al menos una persona a causa de los disparos de la Policía.

"No queremos volver a ser investigados por la justicia nacional e internacional a causa de nuevos abusos y de otro baño de sangre, que es lo que desean ciertos actores de la vida nacional cuya estrategia política y electoral se basa en el caos y el desorden. Guinea no se convertirá en el escenario de violencias que quieren liquidar nuestro estado (...)".

Tras agradecer "la neutralidad mostrada por los hombres de uniforme que han comprendido que están al servicio del Estado y de los ciudadanos" y el apoyo recibido por las misiones diplomáticas presentes en Guinea, Konaté concluyó su discurso con un mensaje reclamando apoyo al nuevo presidente de la Comisión Electoral (CENI), Siaka Toumani Sangaré, y pidiendo a todos que "contribuyan a dar un nuevo impulso a una transición que no marcha como queremos. La única tarea debe ser la organización sin demora de las elecciones para las que nadie puede ni debe ser un obstáculo. Guinea está por encima de todos".